miércoles, 28 de diciembre de 2016

¡Posada de Indies!

 

Regresamos con una nueva tanda de indies donde yo, Alex Touchdown, les recomienda cuatro juegos de temática variopinta con las esperanzas de que le den una oportunidad, en especial en estos días de diciembre que han empezado las rebajas navideñas. Para que los siguientes títulos aparezcan en la entrada de hoy debieron de cumplir previamente algunos parámetros, tres básicamente: No tener un costo mayor de 180 pesos sin rebajas, que un servidor los haya catado por 4 horas o terminado en su defecto y ser indies obviamente... aunque pueden existir casos especiales.

Antes de empezar aclaro que todos los precios aquí presentes son de la tienda mexicana de Steam.


Race The Sun
Precio: Mex$ 109

Con una primicia tan simple este juego logró ser una experiencia muy recomendable. Sin mayores miramientos nos ponemos al mando de una nave que funciona con energía solar, nuestro objetivo es volar hacia el horizonte tratando de recorrer la mayor distancia posible... y no explotar al impactarnos contra algo macizo. El tiempo es limitado dado que dependemos íntegramente de la energía que el sol nos ofrece y conforme pasan los segundos el astro rey va descendiendo hasta desaparecer, junto a nuestras aspiraciones de llegar más lejos.

A pesar de no existir una meta más allá de superar puntuaciones, Race the sun resulta ser jodidamente adictivo. Nuestra nave puede ser modificada con diversas mejoras que, conforme vamos superando objetivos, desbloqueamos... más allá de ser meros potencializadores los objetos acoplados a la nave nos ofrecen desde nuevas habilidades como el salto, un escudo que evita nuestra muerte o un portal que nos manda a recorrer extraños parajes como si nuestro piloto estuviera al tope de ácido.

El ir descubriendo cosas nuevas y juguetear con los diversos cachivaches son elementos a su favor para seguir explotando más el título que claro, es muy simple. Con un diseño de niveles generado de forma procedural que cambia el mundo que recorremos cada ciertas horas se ha optado por una estética minimalista que hace que el juego no necesite un equipazo para moverlo con soltura y dada la velocidad que logramos alcanzar más la cantidad de elementos en pantalla que nos obstaculizan el recorrido se entiende esta decisión.

Después de tanto RPG o aventuras en tercera persona, plataformas endemoniados... o luego de llegar ebrio de una parranda, ponerse con Race the sun es sumamente refrescante, la libertad para movernos lateralmente es total, la sensación de velocidad es hipnótica y cuando menos lo esperas uno ya se ha desconectado de este mundo para sumergirse de lleno en este juego.

Por 109 pesos no es mala compra, en especial si le entras cabrón a los mods, pero también es válido esperar alguna oferta como la que actualmente tenemos, costando 32 pesos.

 

Transistor
Precio: Mex$ 179

Lo jugué hace meses pero con el pasar del tiempo fui postergando la respectiva reseña hasta el punto de dudar enormemente si está saldrá algún día, aun con esas Transistor es un juego que podría interesar muchísimo. Supergiant Games se hizo notar con Bastion, un título de aventuras que ofrecía una historia donde el mundo se va a la mierda, con un apartado artístico precioso, una banda sonora fantástica y una mecánica de juego simple pero efectiva.

Pues bien, este estudio; siendo fiel a su pinche estilo, nos trae Transistor; la historia de un mundo que se está yendo a la mierda, con un apartado artístico precioso, una banda sonora fantástica y una mecánica de juego que tiene sus posibilidades aunque sinceramente me esperaba algo más de jugo.

El juego me gustó al fin y al cabo. Tiene un sistema de combate donde, desde una vista isométrica, podemos congelar el tiempo y planear detenidamente nuestros movimientos para encadenarlos al usar nuestra barra de turno, sobra decir que gracias a esto podemos hacer verdaderos bailes en el campo de batalla. Podemos cargar con diversas habilidades que son maleables como la plastilina al combinarse entre las demás. Son tantas las jodidas posibilidades que en una primera partida me fue imposible probarlas todas y fue hasta bien entrada en la segunda que empecé a sentirme cómodo con algunas para formar un paquete que se adaptara a mi estilo de juego.

Con lo anterior no quiero dar a entender que las posibilidades sean infinitas, son bastas, pero que una partida no alcanzara para jugar con buena parte de las combinaciones y explotando las mecánicas es más culpa de una campaña que dura un pinche suspiro, 5 horas apenas. Podríamos decir que la cosa se pone mucho más intensa en la segunda partida, con la posibilidad de activar nodos que aumentan la dificultad y enemigos más ferreos que nos exijan ahora sí adaptarnos constantemente a la situación.

El arte es una belleza, con un diseño de escenarios y personajes buenísimo que inspira todo menos una catástrofe de proporciones gigantescas por ese aspecto futurista pero a la vez tan cálido y colorido. Las animaciones son una delicia y no creo que se requiera un equipo de última para moverlo decentemente. Ahora que si el aspecto visual gusta el sonoro simplemente enamora...si el juego no te llena lo suficiente para comprarlo por lo menos deberías de darle una escucha a la banda sonora, que está disponible en Spotify o en Youtube.

Dejando al lado sus cuestiones técnicas he de decir que no es un juego que me haya enamorado, inclusive me he olvidado completamente de él después de terminar una segunda partida y dudo que vuelva a tocarlo en esta vida -exagero- pero su costo me parece acorde a lo que ofrece y si Bastion te gustó o tienes ganas de engalanar la pupila y el oido con algo que artísticamente es un portento es una opción muy a tener en cuenta. Ahora que está a 35 pesos por las rebajas no me lo pensaría mucho.

 

Momodora: Reviere Under the Moonlight
Precio: Mex$ 109

Hace días publiqué su reseña, pero nunca está de más recomendarles este título, un plataformas resultón con estética de 16 bits muy lograda que saciará en parte a todos aquellos que busquen una alternativa a los ya extintos Castlevania, tanto por su estética y ambientación como por los pequeños lapsos de exploración que se carga encima.

Sin ser un juego excesivamente difícil, Momodora IV representa un buen reto al poner a prueba nuestros reflejos y paciencia para derrotar a toda clase de enemigos.

Entre sus puntos positivos está el buen control de la protagonista junto a sus habilidades iniciales que en conjunto resulta una delicia, una banda sonora correcta y un diseño artístico que a mí me atrapó. Como puntos negativos está el ser tremendamente corto, la poca retroalimentación que el jugador recibe por explorar el mundo y un mundo que se antoja muy lineal sin apenas secretos de importancia... en todo caso les dejo la reseña, donde están todas mis impresiones.



Omnibus
Precio: Mex$109

El juego apenas alcanza por poco el aprobado según los medios especializados, tiene un control duro e impreciso que provoca frustración al jugador, las físicas son una putísima mierda que no responden a lógica alguna, el concepto es tan estúpido que cuesta creerlo, las pruebas son absurdas y.... es una pachanga.

De la mano de los chicos de Devolver Digital llega el estudio Buddy Cops, LLC para ofrecernos Omnibus, un juego que va de controlar un camión en alocadas pruebas como robar bancos, conducir por la fachada de un rascacielos, manejar cohetes a la luna, derrotar a una banda de forajidos en el viejo oeste y mucho más. Absurdo hasta decir basta este título no se toma en serio ni la forma de vendérnoslo dada la existencia de una edición especial que incluye el juego y un camión de verdad para conducirlo a placer, el sueño de toda persona en esta vida.

Nada de lo dicho en las primeras lineas es falso pero si me dicen que todo la marabunta de problemas que acarrea el juego a esos niveles es parte de la broma pues joder... yo me lo creo. Los niveles están compuesto por secciones descacharrantes donde las “peculiaridades” del control dan momentos de pura risa, seguidos de enojo o alegría; las ideas más demenciales para dar con la tecla que nos permita pasar una fase complicada estarán a la orden del día.

Técnicamente el juego es una puta mierda; las cosas parecen estar hechas de papel y el diseño de absolutamente todo peca de una simpleza aplastante... una joya. La banda sonora es machacona como ella sola.

Entonces: 
 
-¿Vale la pena por los 109 pesos que piden?
-Mmmmmñññe, puede valerlos si te sientes con ganas de echar desmadre y no pierdes los estribos con propuestas tan pendejas.
-¿Vale pagar por él los 55 pesos en este tiempo de rebajas?
-Muajajaja.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada